martes, 27 de junio de 2017

EL MISTERIO DEL ORIGEN

Cuando  el  Hombre  tomó  una  conciencia,  enseguida  se  preguntó  por  la  Creación  de  todo,  del  Universo.  ¿Era  infinitamente  antiguo?  ¿Qué  había  antes  que  él?.  Esta  preocupación  es  tan  vital  como  respirar.  Así  nació  la  respuesta  de  que  un  dios  o  dioses  crearon  el  mundo  de  la  nada.  Cada  hecho  natural  era  producto  de  la intervención  de  un  dios,  no  se  sabía  nada  del  funcionamiento  de  la  Naturaleza.  Pero  cuando  dos  dioses  reclamaban  el  mismo  territorio,  como  dioses  supremos,  al  tener  atribuciones  distintas,  es  que  uno  lo  habían  inventado  los  sacerdotes.  Y  entonces  por  qué  no  los  dos.  Así  surgió  la  gran  Idea,  que  la  Naturaleza  podía  ser  cognoscible,  que  tenía  leyes  que  todos  debíamos  cumplir.  La  Naturaleza  era  producto  de  interacciones  materiales  que  había  que  descubrir.
  
La  ciencia  también  tiene  sus  mandamientos  y  reglas  que  hay  que  cumplir  para  no  salirse  de  la  misma.  El  último  mito  sobre  la  aparición  del  Universo  era  la  Teoría  del  Big  Bang,  que  venía  a  decir  que  todo  lo  que  existe,  el  Cosmos,  era  producto  de  una  singularidad  a  través  de  la  que  se  acumulaba  en  un  espacio  menor  que  la  cabeza  de  un  alfiler  todo  lo  existente:  la  materia  y  la  energía  del  Universo  y  que  este  punto  estalló  en  una  explosión  inconcebiblemente  colosal  con  la  que  se  expandió  el  espacio-tiempo.  La  materia  surgió  de  la  nada  y  empezó  a  enfriarse  y  formar  las  estructuras  del  Universo  que  conocemos  por  la 
acción  de  la  gravedad  o  energía  negativa,  que  hizo  encenderse  a  la  materia.  Esto  ocurrió  hace  15  o  20  mil  millones  de  años.
 
La  materia  se  expandía  junto  al  espacio-tiempo.  Entonces  había  dos  soluciones:  o  bien  había  suficiente  materia  como  para  parar  la  expansión  por  acción  de  la  gravedad,  o  bien  no  había  suficiente  materia  y  el  Universo  se  expandía  indefinidamente  hasta  que  la  materia  se  descomponía  y  se  convertía  en  una  fría  neblina  de  elementos  químicos.  El  Universo  con  tanta  materia  como  para  detener  la  expansión  por  la  fuerza  de  la  gravedad  se  convertía  en  un  Universo  oscilante.  Había  una  serie  de  contracciones  y  expansiones  sin  fin.  Cosmos  sobre  Cosmos.  Entonces  el  Big  Bang  sería  la  destrucción  del  anterior  Universo,  sin  nada  que  se  filtrara  por  las  cúspides  del  anterior  Universo.  Estos  finales  del  Cosmos  resultaban  bastante  deprimentes.  Nosotros  éramos  el  legado  de  15  o  20  mil  millones  de  evolución  cósmica  y  nos  teníamos  que  consolar  con  las  escalas  puestas  en  juego,  10  ó  15  mil  millones  de  años.
  
Pocos  segundos  después  del  Big  Bang,  surgían  grumos  de  energía  que  se  convertían  en  las  estructuras  del  Universo,  tales  como  las  galaxias.  El  Universo  estaba  caliente,  pero  con  su  enfriamiento  los  grumos  se  fueron  alejando  unos  de  otros  y  creciendo  su  tamaño  por  efecto  de  la  gravedad.  La  materia  se  encendió  poco  a  poco  formando  las  estructuras  del  Universo.  Habitamos  un  Universo  de  galaxias,  que  se  alejaban  unas  de  otras  por  efecto  del  Big  Bang.  Los  colapsos  producidos  hacían  brillar  por  reacciones  termonucleares  el  interior  de  las  estrellas,  que  se formaron  dentro  de  las  galaxias  a  partir  de  nubes  de  gas  y  polvo.  Estos  grumos  estaban  en  contradicción  con  la  radiación  uniforme  de  fondo  que  detectaban  los  radiotelescopios. 


Además  las  galaxias  no  se  distribuyen  al  azar  o  en  grupos,  forman  parte  de  extrañas  estructuras  como  las  burbujas  de  un  balde:  las  galaxias  estarían  en  el  borde  de  las  pompas  de  jabón,  mientras  que  en  el  interior  no  hay  galaxias.  Cada  pompa  de  jabón  mide  100  millones  de  años-luz.  Pero  el  satélite  Cobe  de  la  Nasa   ha  descubierto  que  la  radiación  de  fondo  no  es  uniforme.  La  clave  de  este  Universo  en  expansión  era  el  efecto  Doppler.

Es  el  cambio  de  tono  de  las  ondas  sonoras  que  se  acercan  respecto  a  las  que  se  alejan.  Por  ejemplo,  un   tren  parado  emite  ondas  sonoras  concéntricas,  como  cuando  echas  una  piedra  a  un  estanque.  Cuando  se  pone  en  marcha  las  ondas  delanteras  se  comprimen  y  tienen  un  tono  más  agudo,  mientras  que  las  ondas  que  deja  atrás  son  más  amplias  y  tienen  un  tono  más  grave.  Si  tomamos  la  referencia  de  la  luz,  las  ondas  que  se  acercan  a  la  velocidad  de  la  luz  son  azuladas,  mientras  que  las  que  se  alejan,  también  a  la  velocidad  de  la luz,             experimentan  un  corrimiento  al  rojo.
  
Las  galaxias  se  mueven  en  una  interrelación,  pero  el  desplazamiento  que  experimentan  al  rojo  es  por  otro  motivo:  la  expansión  del  espacio-tiempo,  lo  cual  es  producto  del  Big  Bang.  Cuánto  más  lejanas  las  galaxias,  experimentaban  un  mayor  desplazamiento  al  rojo.  Esto  lo  descubrieron  Milton  Humason,  antiguo  arriero  de  mulas  que  no  pasó  del  octavo  grado,  el  hijo  inútil  de  un  banquero  californiano,  pero  brillante  jugando  al  billar  o  al  póker  y  todavía   más  virtuoso  en  el  maneje  del  telescopio  de  cien  pulgadas.  Su  mentor  era  el  astrónomo  Edwin  Hubble,  y  formaba  parte  de  su  programa  para  detectar  los  efectos  del  Big  Bang.
  
El  alejamiento  puede  ser  comprendido  cogiendo  un  globo  vacío  de  aire,  sin  inflar,  y  marcar  dos  equis,  las  cuales  se  alejaran  entre  sí  cuando  inflemos  el  globo.  El  Universo  del  Big  Bang  es  finito  e  ilimitado.  En  el  espacio  se  experimenta  una  curvatura  cuando  la  masa  de  la  materia  atrae  formando  elipses  a  un  cuerpo  en  movimiento.  A  mayor  masa  más  es  la  curvatura  del  espacio  hacia  un  pozo  sin  fondo  en  una  cuarta  dimensión:  es  la  expansión  en  ángulo  recto  de  todas  las  direcciones  de  la  tercera,  a  saber,  derecha-izquierda,  adelante-atrás  y  arriba-abajo.  No  podemos  experimentarla,  pero  podemos  pensar  perfectamente  en  ella.

Prigogine  tiene  otra  concepción  del  origen  del  Universo,  que  parece  poder hacer  predicciones.  El  principio  del  Universo  es  un  cambio  de  fase  de  un  estado  físico  a  otro.  El  dispendio  de  energía  es  nulo,  porque  la  energía  positiva  de  la  materia  es  compensada  por  la  energía  negativa  de  la  gravitación.  Además  la  materia  ya  lleva  la  flecha  del  tiempo.  Todo  esto  conlleva  una  explosión  de  entropía,  de  desorden.  La  muerte  térmica  está  detrás  de  nosotros.  Por  eso,  la  mentira  del  agotamiento  de  los  recursos  naturales.  La  producción  de  entropía  en  la  Tierra  por  la  vida  y  la  producción  industrial  aumenta  el  total  de  la  entropía  en  una  fracción  porcentual.  La  entropía  conlleva  la  producción  de  orden  y  desorden.  Cada  vez  el  orden  se  acentúa,  surgen  estructuras  más  complejas.  Son  las  denominadas  estructuras  disipativas,  que  tienen  una  relación  con  el  medio  ambiente.
En  el  vacío  cuántico  se  establecen  fluctuaciones.  En  un  momento  dado  se  produce  una  inestabilidad  que  cuando  alcanza  la  masa  de  Planck  o  masa  crítica  se  convierte  en  materia,  que  se  acopla  con  la  gravedad  con  un  resultante  de  energía  nula.  El  vacío  cuántico  reduce  su  energía  produciendo  agujeros  negros  muy  inestables  y  de  corta  vida.  A  partir  de  ahí  comienza  nuestro  Universo,  siendo  un  fenómeno  irreversible.  Es  decir,  el  Universo  fue  producto  de  una  inestabilidad  en  el  estado  físico  precedente. 

Un  acontecimiento  en  otro  estado  físico  fue  el  resultado  de  la  aparición  de  nuestro  Universo,  con  galaxias,  estrellas,  planetas  y  vida.  Son  el  papel  creativo  del  tiempo,  que  precede  a  la  existencia.  De  alguna  manera  el  tiempo  estaba  ya  allí,  en  el  otro  estado  físico,  de  manera  potencial.  La  materia  lleva  en  su  seno  la  flecha  del  tiempo  desde  el  principio.  El  espacio-tiempo  se  curva  en  una  cuarta  dimensión  con  la  aparición  de  una  masa  que  se  mueve  elípticamente  en  torno  al  agujero  que  forma  otra  masa.
  
Cuando  se  den  las  condiciones  apropiadas  nacerá  otro  Universo.  Prigogine   proclama  el  fin  de  las  certidumbres,  por  eso  su  hipótesis  es  de  diferente  manera  a  las  demás.  Y  comporta  una  nueva  relación  del  hombre  con  la  naturaleza,  en  la  cual  es  acogido  y  explicado  desde  dentro  de  la  teoría.  Surge  una  nueva  alianza  del  hombre  con  la  naturaleza,  en  la  cual  es  producido  y  explicado.  Cambia  la  concepción  de  la  Naturaleza,  haciéndola  cambiante  y  productiva,  y  el  Hombre  sensible  al  cambio  de  aquella.  La  Naturaleza  permite  la  creatividad:  el  arte  y  la  ciencia.  Tiene  como  cometido  el  hombre  descubrir  las  interacciones  materiales  de  una  máquina  asombrosa:  la  naturaleza.
  
Por  otra  parte  el  Cosmos  es  lo  que  fue,  lo  que  es  y  lo  que  alguna  vez  será  la  naturaleza.  Esta  conclusión  es  dialéctica  por  extraño  que  parezca.  Siempre  abarcando  lo  que  existe.  Epistemológicamente  es  la  crisis  del  empirismo  y  el  renacer  del  método  dialéctico.  Las  partes  no  se  pueden  explicar  sin  el  concurso  del  todo.  El  materialismo  histórico  sería  la  historia  de  las  interacciones  materiales  en  su  evolución.
  
Con  esta  hipótesis  se  resuelve  el  dilema  de  por  un  lado  tener  una  extraña  singularidad  y  por  el  otro  una  teoría  de  un  Universo  estático  que  no  da  cuenta  de  su  evolución.  El  Universo  primigenio  sería  estable  que  devendría  a  un  Universo  en  no-equilibrio,  permitiendo  así  la  constitución  de  sus  estructuras.  El  Universo  estaría  formado  por  dos  tipos  de  partículas:  los  fotones  y  los  bariones.  Los  fotones  serían  109  por  cada  barión.  Los  fotones  serían  partículas  de  desorden,  mientras  que  los  bariones  portarían  las  futuras  estructuras  del  Universo.  De  esto  se  sigue  que  el  desorden  domina  en  el  Universo.  De  los  bariones  saldrían  los  protones  y  neutrones,  y  posteriormente  las  otras  partículas,  como  los  electrones.
  
En  el  Universo  surgirían  inhomogeneidades  a  cada  nivel.  En  las  bifurcaciones  la  evolución  sería  probabilística,  mientras  que  en  el  camino  entre  una  y  otra  sería  determinista.  El  cálculo  matemático  surgiría  de  las  soluciones  de  los  sistemas  dinámicos  no  lineales.  La  matemática  hizo  su  revolución  en  los  años  80,  desarrollando  parcelas  poco  extendidas,  como  la  matemática  estadística  y  probabilística.  El  Universo  es  homogéneo  e  isótropo.  Y  se  comprobó  que  el  Cosmos  se  construye  a  favor  del  segundo  principio  de  la  termodinámica.  Desde  este  punto  el  estado  actual  del  universo  sería  una  reacción  química  frenada  por  sus  propios  desechos,  que  cuando  desaparezcan  nacerá  otro  Universo.

Carlos Santos



El Buen Humor

Es el estado de ánimo agradable y psicológico que relaja los nervios, combate la depresión, evade de preocupaciones, hace tener alegría y ayuda a estar contento. Con el buen humor se puede conseguir relacionarse mejor con el entorno y en especial en la vida social; nos ayuda a tener buena salud, nos da alegría y optimismo ayudando a superar las dificultades.
Sentirnos de buen humor nos hace ver la vida de otro color mediante el optimismo, la relajación, la felicidad, y pensar en positivo. Y todo esto nos ayuda en la convivencia, en nuestras relaciones sociales, como puede ser el trabajo, los negocios, la diplomacia….

En Miravalles sentimos que hay buen humor. A cada uno nos hace tener buen humor unas cosas: viajar, salir el fin de semana, la música, la familia, las llamadas, los chistes y refranes, cantar, las bromas, relacionarnos entre compañeros……

Cosas que nos ayudan a nosotros a tener buen humor: la relajación, rezar, agua de Osacáin, radio María, actividades como informática y prensa, visitar a la familia, tener buenos hábitos en la vida diaria, buen ánimo, los chistes, la alegría, ver a los demás bien, la buena salud, la fluidez en el día a día,  la buena higiene, los amigos y la comida macrobiótica. ¡Y en general, a todos nos hace tener muy buen humor escuchar a un compañero cantar por la mañanas y convivir en el chalet!

Cosas que no nos ayuda a tener buen humor: el dolor, la enfermedad, cuando algo no sale bien, problemas en las relaciones sociales con los compañeros, pensar en negativo, dormir mal, estar nervioso, comidas indigestas, problemas en general, beber, drogas, tóxicos...

Os queremos presentar unos cuantos humoristas que pueden ayudar a conseguir un buen humor: Toni Leblanc, Paco Martínez Soria, Gracita Morales, Lina Morgan, Gabi, Fofó, Fofito, Miliki, Milikito, Tip y Coll, Mari Carmen y sus muñecos, Pajares y Esteso, Chiquito de la Calzada, Marianico el Corto, Gila, Jerry Lewys,  José Luis Moreno. Otros personajes que nos hacen reir: Fernando Fernán Gómez, Antonio Garisa, Pepe Isbert, Charlie Ribert, Bill Cosby, el Señor Tomás…


También os ofrecemos unas frases que nos hacen tener buen humor. ¡Esperamos que también os ayuden!
1. Alegra ver a los seres queridos a pesar de las historietas de siempre, los chistes repetidos, la manera de ser de cada uno.

2. Para contagiar buen humor cuenta un chiste:
Martínez, ¡está usted despedido!
¡Pero si yo no he hecho nada!
Por eso, por eso…

3. Prueba a reírte de ti mismo.

4. ¡Disfruta del verano!

5. ¡Rompe la monotonía! Vete a casa, haz una salida, visita la naturaleza…

6. ¡Atrévete a experimentar nuevas experiencias!

¡Y el refranero popular es muy sabio!:
Más vale tener buen humor que un dolor.
Más vale cantar que llorar.
Al que trabaja la vida le sonríe.

 Los cowboys de Miravalles


viernes, 24 de febrero de 2017

martes, 20 de diciembre de 2016

La transmisión del complejo de Edipo, por Carlos Santos

Se  nos  dice  que  el  complejo  de  Edipo  es  signo  de  nuestros  tiempos,  que  hay  que  resolverlo  por  medio  de  la  sublimación.  Es  producto  del  sexo  en  familia.  Pero  vemos  que  este  hecho  resulta  de  la  pérdida  de  las  intensidades  biocósmicas  y  nomádicas  del  deseo.  Con  esta  pérdida  aparecen  las  personas  globales  como  receptoras  del  deseo.  Se  pasa  a  una  organización  molar  y  no  molecular.  Se  ha  perdido  el  orden  molecular  por  el  orden  u  organización  molar  de  la  sexualidad.  Lo  molar  se  subordina  lo  molecular.  Pues  bien,  se  forman  las  personas  globales,  siendo  las  primeras  las  de  tu  familia,  que  te  seducen.  Ya  se  ha  caído  en  la  trampa,  el  sexo  aparece  en  familia  y  hay  que  sublimarlo.  Se  dice:  “dejarás  tu  hermana  a  otro  fuera  de  la  familia”.  Y  tú  correrás  en  elegir  a  una  sustituta  de  la  hermana  para  tener  sexo  con  ella.  Todo  viene  por  el  odio  que  profesan  los  hijos  frente  a  los  padres  por  haber  tenido  relaciones  sexuales.  Con  esto  se  suelda  el  deseo  con  lo  imposible.  El  odio  es  directamente  proporcional  a  la  muestra  de  respeto  por  los  padres.  A  más  odio  más  respeto  por  la  pareja  a  todos  los  niveles.  Se  convierten  en  dependientes  de  los  padres  y  de  las  demás  parejas.  Una  vez  emparejados,  fomentarán  la  constitución  de  parejas  y  se  harán  amigos  de  otras  parejas.  Y  se  enfadarán  con  los  que  no  tienen  como  primer  objetivo  en  la  vida  casarse  o  por  lo  menos  emparejarse.  A  esto  se  le  llama  la  resolución  del  complejo  de  Edipo.  Pero  la  hierba  mala  no  la  matarán,  la  llevarán  encima  para  transmitirla  a  sus  hijos,  es  decir,  el  odio  al  coito  de  los  padres,  con  lo  que  todo  vuelve  a  empezar.
    
Por  contra  el  deseo  anedípico  habita  en  los  niños  que  no  saben  nada  del  coito  de  los  padres,  no  se  enteran  de  nada.  Éstos,  a  pesar  de  la  represión  sexual  de  la  familia,  conservan  el  deseo  biocósmico  y  nómada.  Sexualizarán  todo:  campos,  talleres,  estudios,  instituciones,  juegos,  naciones,  partidos…  Esto  lo  lograrán  conservando  las  intensidades  materiales  de  su  cuerpo.  Llegarán  a  decir  sinceramente  que  lo  importante  de  una  pareja  no  es  hacer  el  amor.  Los  neuróticos  moralistas  por  compulsión,  se  confundirán  y  dirán,  no  conociendo  otra  realidad  que  la  suya,  que  ese  hecho  es  fruto  de  una  gran  honestidad.  Que  ellos  también  lo  piensan  así.  Pero  una  cosa  es  el  dicho  y  otra  muy  distinta  el  hecho.  Todos  sabemos  que  se  casan,  cuanto  más  pronto,  más  envidia  del  coito  de  sus  padres,  se  casan,  decimos,  por  tener  relaciones  sexuales.  Envueltas  en  una  gran  moralidad.
 
No  hace  falta  sublimar  nada  si  se  conservan  las  intensidades  materiales,  en  las  cuales  recogen  la  energía  de  su  familia,  inconscientemente.  Su  deseo  se  poblará  de  máquinas  deseantes.
   
El  complejo  de  Edipo  termina  en  una  cantinela  que  desarrolla  la  evidencia  de  haber  querido  matar  al  padre  para  acostarse  con  su  madre,  y  en  su  defecto  querer  sustituirlo.  Esto  afecta  sobretodo  a  la  clase  media  de  pequeños  negocios,  a  los  cuales  no  quieren  perder  por  la  proletarización  del  Socialismo.
   
Voy  a  contar  un  ejemplo  con  el  que  se  describe  muy  bien  la  situación  de  cada  cual  en  la  escena.  Estaban  discutiendo  acaloradamente  en  una  discoteca  un  chaval  y  un  hombre  de  mediana  edad.  Iban  acercándose  por  el  margen  de  la  barra  del  bar  que  formaba  un  círculo.  Llegaron  hasta  mí,  y  de  pronto  soltó  un  puñetazo  el  joven  que  me  dio  a  mí.  Yo  le  dije  que  ahora  no  sería  un  fascista  si  le  pegaba  porque  él  me  había  atacado  primero.  Es  decir  los  edípicos  no  se  atreven  con  el  padre,  el  Estado,  y  golpean  al  Antiedipo,  que  soy  yo.
 La  sexualización  de  la  política,  de  la  Historia  y  de  la  Naturaleza,  es  decir,  el  Deseo  lleva  a  recibir  ataques  por  parte  de  la  ideología  dominante  y  burguesa,  o  sea  la  del  telediario.  Se  intenta  psiquiatrizar  el  deseo  por  parte  de  los  que  lo  tienen  suprimido.  Entonces  si  lo  ocultas  por  miedo  surge  un  fantasma,  por  el  cual  todo  está  amañado  y  no  hay  solución:  cada  uno  en  su  puesto.  El  padre  está  con  la  sociedad  capitalista,  todo  es  una  conjuración.  Pero  el  fantasma  se  pasa:  se  consume  la  energía  por  la  que  pasas  que  llena  el  cuerpo  sin  órganos.  La  escusa  es  que  todo  tiene  relación  contigo,  es  decir,  se  supera  el  yo,  y  pasamos  al  proceso  sin  sujeto  ni  fines.  El  ataque  es  inconsciente,  es  para  que  hables  y  rompas  el  secretito.  El  Deseo  está  prohibido.
  
Edipo  surge  con  la  castración,  que  ya  hemos  visto  como  funciona:  dejar  las  mujeres  que  no  son  tuyas  para  otros.  Entonces  viene  la  ideología  de  la  carencia:  te  falta  algo  en  el  deseo,  que  es  el  rol  masculino  o  femenino.  Edipo  es  como  un  yugo  que  une  al  hombre  y  la  mujer  en  una  misma  dependencia.  Te  harán  pasar  por  el  fantasma  de  la  pérdida  de  las  mujeres:  no  querrán  saber  nada  de  ti.  Incitando  al  odio  contra  las  mujeres.  Pero  es  sólo  un  fantasma.  El  “coco”  es  el  capitalismo.  Y  además  adoran  ese  yugo,  que  sería  el  signo  del  sexo.  El  Deseo  quedaría  oculto  en  una  relación  de  dependencia,  dejándolo  entre  bastidores.  De  ahí  los  miedos  de  los  niños  por  el  coco  o  el  fantasma.  El  Deseo  lo  unen  al  castigo  y  la  vigilancia.
  
Además  Edipo  se  constituye  con  la  negación  del  Deseo,  lo  prohibido  realmente.  Te  dicen  que  no  han  dicho  nada.  Son  los  que  dicen  que  lo  que  cuenta  es  la  objetividad.  Ésta  es  la  realidad  que  tienen  en  cuenta,  pero  con  serios  problemas  para  ocultar  el  Deseo.  El  fantasma  surge  como  la  negación  del Deseo,  de  ahí  el  miedo  a  la  noche  de  los  niños.  Ya  de  adulto,  se  te  niega  la  realidad  del  Deseo,  lo  percibido  con  éste.  Como  solución  hay  que  seguirles  el  juego  y  llevarles  el  argumento  hasta  el  absurdo.  Su  argumento  es  que  las  personas  que  te  aman,  son  percepciones  tuyas,  o  sea,  que  te  lo  imaginas.  Que  es  una  aberración  psicológica  tuya,  que  te  lo  inventas.  Lo  válido  es  la  pareja  con  las  reglas  del  paternalismo.  Hay  un  machismo  en  el  hombre  y  en  la  mujer,  son  parcelas  asignadas  a  cada  cual.  Hay  axiomas  como  que  la  que  elige  es  la  mujer.  Y  juegan  con  el  querer,  provocando  angustia  e  inseguridad,  para  llevar  al  otro  a  la  dependencia.  El  padre  hace  lo  mismo  con  los  hijos.
  
Freud  postuló  que  había  que  llevar  el  Deseo  al  principio  de  realidad. Concluyó  que  la  represión  era  causada  por  la  angustia,  el  instinto  de  muerte.  Por  contra,  Reich  dijo  que  la  angustia  era  causada  por  la  represión.  Postulaba  la  libertad  en  el  sexo,  llegando  a  afirmar  que  una  salud  mental  plena  se  consigue  con  la  potencia  orgásmica,  hacia  la  cual  se  lleva  el  tratamiento.  Pero  las  relaciones  de  producción  impiden  las  relaciones  sexuales  libres  y  conforman  el  signo  del  Deseo,  convertido  en  significante:  el  falo,  alrededor  del  cual  gira  la  sexualidad  que  impone  la  sociedad.
  
Por  último,  los  que  tienen  el  complejo  de  Edipo  mantienen  un  deseo  gregario  enganchado  al  modo  de  producción  dominante:  el  capitalismo.  Su  alegría  y  tristeza  se  adhieren  a  lo  que  le  pase  al  capital,  aunque  objetivamente  salgan  perjudicados.  Se  estará  a  merced  de  la  acumulación  capitalista,  que  sólo  beneficia  a  los  potentados  del  capital.  Mientras  que  los  anedípicos,  se  alegrarán  de  que  las  cosas  le  vayan  mal  al  capital,  pues  su  hundimiento  definitivo  está  más  cerca.  Están  enganchados  a  la  protesta  y  contestación  al  capitalismo  y  su  ideología  dominante. 

Les  pondrán  contentos  las  huelgas,  las  manifestaciones  y  la  contestación  armada  del  pueblo  llano.  Los  anedípicos,  si  no  fuera  por  la  jaula  edípica  que  les  encierra  en  forma  de  instituciones,  como  por  ejemplo,  el  matrimonio,  serían  personas  muy  alegres  y  sociales.  Viven  ya  dentro  de  una  sociedad  convivial,  para  la  convivencia  y  no  para  la  competitividad  para  un  puesto  de  trabajo,  por  ejemplo.  Así  pues,  el  deseo  gregario  del  complejo  de  Edipo  funciona  enganchado  al  capitalismo,  mientras  que  el  deseo  anedípico  trabaja  para  el  hundimiento  de  este  mismo  sistema.
  
El  deseo  gregario  implica  todos  los  sometimientos  y  perversiones  del  capitalismo,  mientras  que  el  deseo  nómada  busca  la  plenitud  sexual  en  el  orgasmo.  Experimentando  dulzura  y  placer  ante  la  vida.  Su  alegría  proviene  de  su  deseo  de  que  cambien  las  cosas.
  
Edipo  es  una  mampara  de  vidrio  que  no  te  deja  ver  la  objetividad  de  un  mundo  explotador  y  terrorista.  Dentro  de  Edipo  lo  que  cuenta  es  la  competitividad  por  un  puesto  de  trabajo.  Se  vive  dentro  de  la  realidad  de  Edipo,  que  provoca  un  egoísmo  atroz,  nacido  de  la  atomización  de  la  sociedad.  Sólo  se  ve  esta  competencia  por  la  vida  que  deforma  los  problemas  de  la  Humanidad.  No  se  entiende  la  explotación  obrera,  creyendo  que  se  paga  con  el  salario  todo  el  trabajo.  El  comercio  es  desigual  por  naturaleza;  tiene  que  ser  injusto  porque  el  desarrollo  está  en  función  del  subdesarrollo.  No  es  que  funciona  mal,  es  que  funciona  como  tiene  que  ser  dentro  del  capitalismo.  El  capitalismo  es  un  sistema  psicopatológico,  donde  todo  funciona  necesariamente  al  revés.  Pues  bien,  Edipo  no  deja  ver  la  objetividad  del  proceso  histórico  y  sus  desajustes.  Con  lo  cual  contribuye  a  la  pobreza  y  miseria  del  Tercer  Mundo  expoliado.
  
Por  contra  el  ser  anedípico  ve  la  objetividad  del  proceso  histórico,  al  cual  se  ciñe  cuando  habla  de  las  contradicciones  del  capitalismo.  Ve  los  responsables  de  la  situación  del  planeta:  los  grandes  magnates  del  Capital,  principalmente  industriales  y  banqueros.  Y  cuales  son  las  soluciones:  la  socialización  de  la  producción  y  la  Democracia  del  Trabajo.  Todo  ello  necesariamente  elevando  la  cultura  del  proletariado  hasta  equipararse  con  los  científicos  y  salvando  de  este  modo  las  diferencias  culturales  de  los  trabajadores.  Con  esta  igualdad  se  termina  con  el  Estado  y  se  abolen  las  clases  sociales,  no  por  una  conciencia  de  clase  del  proletariado  sino  por  la  preparación  intelectual  de  los  obreros.  Es  producto  de  una  manifestación  de  deseo  de  la  sociedad.  Mientras,  la  penuria  sexual  es  atendida  terapéuticamente  como  fundamental  para  una  salud  mental  plena.  Se  erradica  de  la  sociedad,  dando  como  resultado  la  libertad  sexual.  Se  produce  la  revolución  deseante.  Para  conseguir  la  igualdad  social  hay  que  liberar  la  sexualidad  de  sus  ataduras  tradicionales  y  conseguir  de  este  modo  el  carácter  genital  libre  de  inhibiciones  sexuales.  Se  consigue  la  función  sexual  y  la  función  de  trabajo  con  una  gratificación  armónica  del  primer  impulso  del  Deseo.  Se  erige  el  funcionalismo:  cuando  estás  satisfecho  sexualmente  te  entran  unas  ganas  enormes  de  trabajar,  y  viceversa.
    
Post  Data:  se  dice  que  tus  amores  por  varias  personas  son  imaginaciones  tuyas,  que  te  lo  inventas.  Hay  que  seguir  unos  criterios  para  emparejarte  edípicamente,  bajo  la  ley  del  padre  y  el  paternalismo.  Entonces  se  puede  llevar  al  absurdo  este  reduccionismo,  rechazando  lo  permitido  por  la  sociedad  capitalista,  es  decir,  no  echarte  novia,  desatendiendo  por  completo  el  deseo,  no  entendiendo  nada.  Se  elimina  la  subjetividad.

                Carlos Santos